A cada uno su valor

Este mes os planteo una parte de una de las actividades que propongo en mi libro de ejercicios para combatir la ansiedad, ¡Pedalea!  Es un pequeño fragmento, pero con el que creo que muchos vosotros os sentiréis  identificados.

Pau es un chico gordinflón.  Sin embargo, hace un par de meses que había decidido cuidarse un poco y ya se notaba bastante la pérdida de peso. Había perdido casi un par de tallas, lo cual se hacía evidente en las arrugas de los pantalones y los agujeros del cinturón. Se sentía muy orgulloso consigo mismo, y todavía se animaba más cuando se encontraba con algún amigo a quien hacía tiempo que no veía y le decía.

– !Uix! Te has adelgazado mucho, ¿no?”

Aquel día había podido salir puntual del despacho y había decidido hacer la compra en el colmado de la esquina. Antes de pagar, dedicó un tiempo a hablar con el tendero. Bien es verdad que nunca le había interesado lo que le explicaba, pero no quería parecer mal educado. El tendero y él no tenían nada en común. Siempre le había considerado un inculto sin criterio, una de aquellas personas vacías que no aportan nada y, la mayoría de veces, ni siquiera escuchaba lo que le explicaba. 

Ya estaba en  la puerta cuando oye  que el tendero, intentando parece gracioso,  le dice:

-Y no te lo comas todo de golpe, ¡qué kilos no te faltan!

Pau salió a la calle con ganas de echar en el primer contenedor de basura que se encontrara todo lo que, hacía sólo un rato, había comprado con tanta ilusión.

– ¿Qué pasa? ¿No se nota que me he adelgazado un montón?  ¡Nunca conseguiré estar delgado! ¡Nunca! 

Os explico esta historia para que os percatéis de cómo dejamos que nos afecten cosas a las cuales no tendríamos que dar nada importancia. ¿Qué valor tiene el tendero para Pau? Por lo que piensa de él, diría que un 0, ¿no? Entonces, ¿por qué a sus comentarios le otorga un 10? Y, en aquel momento, ¿qué pasa con los comentarios de sus amigos? ¿Ya no valen? Esta es una trampa en la que caemos a menudo.

Es fácil pensar que toda acción que se realice sobre nosotros provocará una reacción. Por ejemplo, si me insultan, me enfado. Pero esto no es del todo cierto. Lo que provoca una reacción es lo que nosotros pensamos sobre la acción y, por supuesto, lo que tendría que dar importancia a la acción es quién y qué valor damos al que la hace. Cómo dice la sabiduría popular: “no ofende quien quiere sino quien puede”,  pero en más ocasiones de las que deberíamos…, usamos un pensamiento emocional en lugar de racional. Piensa que no te hacen enfadar sino que tú eliges enfadarte.
Deberíamos valorar con un 10 los comentarios de aquellos que valoramos con un 10, con un 5 los que valoramos con un 5, y con un 0 los que valoramos con un 0. Ni más, ni menos. Pero cuidado, que no sólo por el hecho de otorgarles una puntuación determinada en un campo significará que tenga que ser igual en todos los aspectos. Por ejemplo, podría valorar con un 10 el consejo de un arquitecto respecto a las grietas de la pared de casa, pero no tiene por qué ser así cuando opina sobre mi forma de vestir.
Y, lo que es muy importante, siendo consciente de tus limitaciones, defectos y virtudes, ¡valora con un 10 lo pienses tú!

Imagen cedida por

FRANCE218/  Thank you all for your  comments/views.

Un valor per a cada cosa, i  a cada cosa el seu valor

Aquest mes us plantejo una part d’una de les activitats que proposo en el meu llibre d’exercicis per combatre l’ansietat, ¡Pedalea!. És una petita part, però amb la que penso que molts us sentireu identificats. I si en voleu més, ja sabeu… ara ve Sant Jordi!

En Pau és un noi grassonet.  No obstant això, feia un parell de mesos que  havia decidit cuidar-se una mica i ja es notava bastant la pèrdua de pes. Havia perdut gairebé un parell de talles, la qual cosa es feia evident en les arrugues dels pantalons i els forats del cinturó. Se sentia molt orgullós amb si mateix, i encara s’animava més quan es trobava amb algun amic a qui feia temps que no veia i li deia “Ui! T’has aprimat, no?”.

Aquell dia havia pogut sortir puntual del despatx i havia decidit fer la compra a la botiga de queviures de la cantonada.  Abans de pagar, va dedicar un temps a parlar amb el botiguer. La veritat és que mai no li havia interessat el que li explicava, però no volia semblar mal educat. El botiguer i ell no tenien res en comú. Sempre l’havia considerat un inculte sense criteri, d’aquelles persones buides que no aporten res i, la majoria de cops, ni tan sols escoltava el que li explicava.

Ja estava a la porta quan sent que el botiguer, intentant semblar simpàtic,  li diu:

-I no t’ho mengis tot de cop, que quilos no te’n falten!

En Pau va sortir al carrer amb ganes de tirar en el primer contenidor que es trobés tot el que, fins fa una estona, havia comprat amb tanta il·lusió.

 – Què passa? No es nota que m’he aprimat un munt? Mai aconseguiré estar prim! Mai!

Us explico aquesta història perquè veieu com deixem que ens afectin coses a les quals no hauríem de donar gens d’importància. Quin valor té el botiguer pel Pau? Pel que pensa d’ell diria que un 0, no? Llavors, perquè als seus comentaris li atorga un 10? I, en aquell moment, què passa amb els comentaris dels seus amics? Ja no valen? Això és un greu parany en  què caiem sovint.

És fàcil pensar que tota acció que es realitzi sobre nosaltres provocarà una reacció. Per exemple, si m’insulten, m’enfado. Però això no és del tot cert. El que provoca una reacció és el que nosaltres pensem sobre l’acció i, per descomptat, el que hauria de donar importància a l’acció és qui i quin valor donem al que la fa.  Com diu la saviesa popular: “no fa mal qui vol sinó qui pot” però, en més ocasions de les que deuríem…,  fem servir un pensament emocional en lloc de racional. Pensa que no et fan enfadar sinó que tu esculls enfadar-te.

Hem de valorar amb 10 els comentaris d’aquells que valorem amb 10, amb un 5 els que valorem amb un 5, i amb un 0 els que valorem amb un 0. Ni més ni menys. Però anem amb compte, que no només pel fet d’atorgar-los una puntuació en un camp significarà que hagi de ser igual en tots els aspectes. Per exemple, podria valorar amb un 10 el consell d’un arquitecte respecte a les esquerdes de la paret de casa, però no té per què ser així quan opina sobre la meva forma de vestir.

I, el que és molt i molt important, sent conscients de les teves limitacions, defectes i virtuts, valora amb un 10  el pensis tu!

Imatge cedidad per:

FRANCE218/  Thank you all for your  comments/views.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s