La ruptura sentimental, un síndrome de abstinencia

Muchas son las hormonas y neurotransmisores que participan en el proceso del enamoramiento, un proceso primario pues, obviando la parte romántica, junto con la necesidad de comida o beber, la reproducción derivada de un enamoramiento ayudará a perpetuar y mantener la especie. Y pensad si es atrayente que algunos machos, como el de la mantis religiosa, ¡se dejan comer a cambio de aparearse!

De forma muy esquemática, lo que sucede cuando nos enamoramos se puede describir en dos fases.

La primera, el gusto por la otra persona, donde participan los estrógenos y las feromonas que se perciben principalmente a través del olfato, se secreta adrenalina y aparece el deseo gracias a las hormonas sexuales como la testosterona.

En la segunda fase, el enamoramiento propiamente dicho, se encuentran involucradas muchísimas hormonas y neurotransmisores. Es en esta fase donde aparecen la feniletilamina, responsable de la sensación de felicidad máxima, la dopamina y epinefrina, encargadas de las conductas y las” locuras” del amor, y la oxitocina, la hormona del amor, de la atracción, del abrazo…, logrando la máxima concentración en el cerebro cuando se mantienen relaciones sexuales. Además, entre otras funciones, la oxitocina potencia las relaciones sociales, incita a la generosidad, al afecto y a la fidelidad, y reduce los niveles de estrés. No olvidemos tampoco las famosas endorfinas, compuestos químicos naturales de estructura similar a la de la morfina y otros opiáceos y que dan una sensación de seguridad. En último lugar, también la serotonina es responsable del control de la conducta del enamoramiento.

Cuando se produce un desequilibrio entre estas hormonas, la conducta amorosa puede ser más intensa o desaparecer.

Ahora bien, todas estas hormonas y neurotransmisores son los mismas que se ven involucradas en el sistema de recompensa que activan las drogas como la cocaína o los opiáceos. Es decir, todas ellas están implicadas en las conductas adictivas.

Podemos encontrar cierto paralelismo entre la adicción y el enamoramiento. De hecho, Jesús J. de la Gándara, jefe del servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Burgos, afirma que una ruptura amorosa activa las mismas áreas cerebrales que el enamoramiento, pero de forma diferente. Estudios con imágenes de resonancia han demostrado que las áreas del cerebro que funcionan durante el desamor también están activas en aquellos pacientes que tratan de desengancharse de la cocaína o los opioides.

Así, durante una relación y ruptura amorosa se producen también las tres fases de cualquier adicción: tolerancia, abstinencia y recaída. Haciendo una analogía entre adicción y enamoramiento/ruptura nos encontramos con una primera fase de ansias crecientes de ver a la persona amada, que correspondería a la necesidad de aumentar la dosis y que, a su vez, correspondería a la tolerancia. Al producirse una ruptura, aparece el síndrome de abstinencia caracterizado por la irritabilidad, tristeza, depresión, insomnio, pérdida de apetito, desesperanza… y, en algunos casos, la recaída o la tentación de obtener una nueva dosis por el que se provocan encuentros “casuales”, se frecuentan lugares comunes, se miran las redes sociales en la busca de noticias de la persona querida, o se vigila el estado de su WhatsApp. De hecho, hay científicos que apuntan que esta sintomatología provocada por la ruptura no es tanto por la carencia de quien ya no está, sino por la carencia de las moléculas que dejan de producirse.

Imagen: http://www.cuidatusaludemocional.com/wp-content/uploads/2015/12/salud-emocional-260.gif

La ruptura sentimental, una síndrome d’abstinència

Moltes són les hormones i neurotransmissors que participen en el procés de l’enamorament, un procés primari doncs, deixant de banda la part romàntica, juntament amb la necessitat de menjar o beure, la reproducció derivada d’un enamorament ajudarà a perpetuar i mantenir l’espècie. I penseu si ha de ser plaent que alguns mascles, com el de la mantis religiosa,  es deixen menjar a canvi d’aparellar-se!

De forma ben esquemàtica, el que succeeix quan ens enamorem es pot descriure en dues fases.

La primera, el gust per l’altra persona, on participen els estrògens i les feromones que es perceben principalment a través de l’olfacte, es secreta adrenalina i apareix el desig gràcies a les hormones sexuals com la testosterona.

En la segona fase, l’enamorament pròpiament dit, es troben involucrades moltíssimes hormones i neurotransmissors. És en aquesta fase on apareixen la feniletilamina, responsable de la sensació de felicitat màxima, la dopamina i epinefrina, encarregades de les conductes i les” bogeries” de l’amor, i l’oxitocina, l’hormona de l’amor, de l’atracció, de l’abraçada…, assolint la màxima concentració en el cervell quan es mantenen relacions sexuals. A més, entre altres funcions, l’oxitocina potencia les relacions socials, incita a la generositat, a l’afecte i a la fidelitat, i redueix els nivells d’estrès. No oblidem tampoc les famoses endorfines, compostos químics naturals d’estructura similar a la de la morfina i altres opiacis i que donen una sensació de seguretat. En darrer lloc, també la serotonina és responsable del control de la conducta de l’enamorament.

Quan es produeix un desequilibri entre aquestes hormones, la conducta amorosa pot ser més intensa o desaparèixer.

Ara bé, totes aquestes hormones i neurotransmissors són les mateixes que es veuen involucrades en el sistema de recompensa que activen les drogues com la cocaïna o els opiacis. És a dir, totes elles estan implicades en les conductes addictives.

Podem trobar un cert paral·lelisme entre l’addicció i l’enamorament. De fet, Jesús J. de la Gándara, cap del servei de Psiquiatria del Complejo Asistencial de Burgos, afirma que una ruptura amorosa activa les mateixes àrees cerebrals que l’enamorament, però de forma diferent. Estudis amb imatges de ressonància han demostrat que les àrees del cervell que funcionen durant el desamor també estan actives en aquells pacients que tracten de desenganxar-se de la cocaïna o els opioides.

Així, durant una relació i ruptura amorosa es produeixen també les tres fases de qualsevol addicció: tolerància, abstinència i recaiguda. Fent una analogia entre addicció i enamorament/ruptura ens trobem amb una primera fase d’ànsies creixents de veure a la persona estimada, que correspondria a la necessitat d’augmentar la dosi, i que correspondria a la tolerància. En produir-se una ruptura, apareix la síndrome d’abstinència caracteritzada per la irritabilitat, tristesa, depressió, insomni, pèrdua d’apetit, desesperança… i, en alguns casos, la recaiguda o la temptació d’obtenir una nova dosi pel que es provoquen trobades “casuals”, es freqüenten llocs comuns, es miren les xarxes socials a la cerca de notícies de la persona estimada, o es vigila l’estat del seu WhatsApp. De fet, hi ha científics que apunten que aquesta simptomatologia provocada per la ruptura no és tant per la manca de qui ja no hi és, sinó per la manca de les molècules que deixen de produir-se.

Imatge: http://www.cuidatusaludemocional.com/wp-content/uploads/2015/12/salud-emocional-260.gif

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s