la muerte de una mascota

En la mayoría de ocasiones, y por desgracia no puedo decir en todas, el animal de compañía se convierte en un miembro más de la familia, y su separación o su muerte deja un vacío que no es tan fácil de superar como muchos pensarían y que, en la mayoría de casos, resulta difícil de entender cuando no se ha tenido mascota. Es un luto legítimo, pero muchas veces un luto escondido por miedo a ser juzgados: “solo era un animal”. Pero no, no era solo un animal. Era el amigo, el compañero, el compañero fiel e inseparable que ofrecía un amor incondicional.

Por algunas personas, la pérdida de un animal puede provocar un dolor tan intenso como el de una persona, pero pocos lo exteriorizan de esta forma y, normalmente, se sienten avergonzados si se los escapan las lágrimas cuando hablan de él por miedo a ser juzgados. De hecho, yo he atendido además de un paciente por la muerte de su animalito porque, después de todo, es un ser querido que se va y, quien tiene mascota, ya sabe cómo se lleguen a estimar.

Hay varias recomendaciones que os podría hacer en el caso de la pérdida de una mascota:

En primer lugar, no esconder el dolor y hablarlo. Hablarlo con los otros miembros de la familia, si se tienen, con alguno otro familiar, amigo, conocido, vecino… que haya pasado por la misma situación y porque se sabe que lo entenderán.

También es importante hacer una despedida. Se pueden esparcir las cenizas en caso de haber hecho una incineración individual, hacer una carta de despedida, enterrarlo (siempre que esté permitido) o, en su lugar, enterrar o guardar un objeto que le hubiera pertenecido.

En cuanto a “sustituir” una mascota por otra, se dan opiniones contrapuestas al respeto. Hay expertos que opinan que es mejor pasar el luto antes de volver a “ampliar la familia”, y otros que creen que la alegría de la llegada de un nuevo animalito ayuda a superarlo. Ahora bien, en ambos casos, siempre es mejor intentar que no se asemejen mucho y no poner el mismo nombre.

En último lugar, querría dejar unos datos más objetivos que, de hecho, tienden a dar más credibilidad a todos estos hechos y sentimientos subjetivos: el departamento de ciencias animales de la Universidad de Hawái señala que el 30% de los amos sienten dolor durante al menos seis meses o más y que para el 12% supone un suceso muy traumático, especialmente por aquellos que se han visto obligados a sacrificar a su mascota.

Aun así, tengáis en cuenta que cada luto es diferente, y que cada persona lo vive a su manera. La Psicología es una ciencia, pero no una ciencia exacta y, las personas y los sentimientos, no somos matemáticas.

LA MORT D’UNA MASCOTA

En la majoria d’ocasions, i per desgràcia no puc dir en totes, l’animal de companyia es converteix en un membre més de la família, i la seva separació o la seva mort deixa un buit que no és tan fàcil de superar com molts pensarien i que, en la majoria de casos, resulta  difícil d’entendre  quan no s’ha tingut mascota. És un dol legítim, però molts cops un dol amagat per por a ser jutjats: “només era un animal”. Però no, no era només un animal. Era l’amic, el company, el company fidel i inseparable que oferia un amor incondicional.

Per algunes persones, la pèrdua d’un animal pot provocar un dolor tan intens com el d’una persona, però pocs ho exterioritzen d’aquesta forma i, normalment, se senten avergonyits si se’ls escapen les llàgrimes quan parlen d’ell per por a ser jutjats.  De fet, jo he atès a més d’un pacient per la mort del seu animalet perquè, després de tot, és un ésser estimat que se’n va i, qui té mascota, ja sap com s’arriben a estimar.

Hi ha diverses recomanacions que us podria fer en el cas de la pèrdua d’una mascota:

En primer lloc, no amagar el dolor i parlar-ho. Parlar-ho amb els altres membres de la família, si es tenen, amb algun altre familiar, amic, conegut, veí… que hagi passat per la mateixa situació i perquè se sap que ho  entendran.

També és important fer un comiat. Es poden escampar les cendres en cas d’haver fet una incineració individual,  fer una carta de comiat,  enterrar-ho (sempre que estigui permès) o, en el seu lloc, enterrar o guardar un objecte que li hagués pertangut.

Quant a “substituir” una mascota per una altra, es donen opinions contraposades al respecte. Hi ha experts que opinen que és millor passar el dol abans de tornar a “ampliar la família”, i d’altres que creuen que l’alegria de l’arribada d’un nou animalet ajuda a superar-ho. Ara bé, en ambdós casos, sempre és millor intentar que no s’assemblin gaire i no posar el mateix nom.

En darrer lloc, voldria deixar unes dades més objectives que, de fet, tendeixen a donar més credibilitat a tots aquests fets i sentiments subjectius:  el departament de ciències animals de la Universitat de Hawaii assenyala que el 30% dels amos senten dolor durant almenys sis mesos o més i que per al 12% suposa un succés molt traumàtic, especialment per aquells que s’han vist obligats a sacrificar a la seva mascota.

Tanmateix, tingueu en compte que cada dol és diferent, i que cada persona ho viu a la seva manera. La Psicologia és una ciència, però no una ciència exacta i, les persones i els sentiments, no som matemàtiques.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s